loader image

‘La sonda temporal’ de María Frisa

PTX y TMZ lanzan la sonda temporal. A ninguno les gusta la asignatura de Historia de la Vía Láctea, pero su profesor les ha mandado un trabajo sobre uno de sus planetas: la Tierra.

La sonda emite un zumbido avisando de que se ha activado. PTX lee el indicador:

—Se ha acoplado en España, en un lugar llamado Centro de Historias de Zaragoza— teclea para averiguar más datos—. Vale, la ciudad nos sirve para el trabajo porque la fundaron hace más de dos mil años.

Una vez que la sonda se pone en marcha el espacio es inamovible, pero pueden viajar en el tiempo a su antojo. Deciden ir desde atrás hacia adelante.

PTX teclea el año 35. Entonces a la ciudad se la conocía como Caesaraugusta.

En la enorme pantalla de plasma aparece una villa romana. Unos niños vestidos con túnicas blancas juegan a “la morra” que parece consiste en adivinar cuántos dedos saca el otro. Algunos ruedan un aro ayudándose de un palo.

Observan, toman notas y después introducen la siguiente fecha: 1082, Taifa de Saraqusta. Se corresponde al periodo musulmán.

—¿Qué es eso? — pregunta QMZ alejándose de la pantalla asqueado.

—¡Un cementerio!

—Pasa, pasa, rápido.

*Ilustración de Álvaro Ortiz

La siguiente imagen corresponde al año 1323.

Ante ellos aparece el claustro gótico de un convento por el que pasean y oran varios monjes.

—Puff, qué aburrimiento. Salta unos cuantos siglos, anda.

Le hace caso y la siguiente parada los conduce hasta 1809.

El contraste no puede ser mayor. Se encuentran en medio de una encarnecida batalla. Los soldados franceses disparan sus cañones contra el edificio del convento para abrir una brecha por la que entrar en la ciudad.

—¿Es una guerra?

Consulta en los archivos históricos del planeta Tierra.

—¡Lo he encontrado! Es la guerra de Independencia, el Sitio de Zaragoza. Los zaragozanos pelearon y se defendieron con ferocidad y valentía, pero al final los franceses consiguieron vencer.

Se hace tarde y tienen que terminar el trabajo.

—Venga, vamos al presente.

La sonda temporal se sitúa en diciembre del año 2020.

En la plaza, los gritos, el dolor, la sangre y la muerte han sido sustituidos por alegres luces de colores. Hay un enorme árbol adornado con espumillón, estrellas y bolas. Por los altavoces suenan campanillas y una hermosa música “Campana, sobre campana…”.

—Debe de ser lo que llaman Navidad.

PTX hace un zoom. Hace frío, pero la gente pasea y parece feliz.

—¿Es normal que lleven mascarillas?

TMZ busca en los archivos.

—Debe de ser por el coronavirus —Lee TMZ—. Una enfermedad infecciosa que está asolando la Tierra y en la que han muerto más de un millón de personas.

— ¿Por eso llora esa niña? — señalando a una que patalea el suelo muy enfadada.

PTX activa el micro y escuchan lo que les dice a sus padres.

—Eso son pocos regalos, yo quiero que Papá Noel me traiga también una tele para mi cuarto y la Play 5 y un móvil nuevo y…

TMZ niega con la cabeza, muy apenado.

— ¿Ves? Por esto no me gustan los terrícolas, son egoístas. Siempre están quejándose. Se lamentan del pasado y hacen planes en el futuro en vez de disfrutar del presente, de este hermoso momento, del hecho de estar todos juntos— dice PTX—. Ni siquiera eso han aprendido de la pandemia.

La niña continúa con su berrinche. El padre repara en un cartel: RINCONES DE CUENTO. Y, para distraerla, propone:

—¿Qué te parece si escuchamos un cuento?

 Acerca el móvil al código QR, lo captura y se escucha la voz de una mujer:

“PTX y TMZ lanzan la sonda temporal…”

(Entorno Centro de Historias).